jueves, 2 de febrero de 2012

Tu fortaleza radica en mi



Newel K. Whitney no se sentía capaz de llevar a cabo los menesteres del oficio, aun cuando el Profeta le dijo que el Señor lo había llamado por  revelación. De manera que el Profeta le dijo: “Vaya y pregúntele al Padre usted mismo”. Newel se arrodilló en humilde súplica y escuchó una voz del cielo que le dijo: “Tu fortaleza radica en mí”

(Nuestro Legado, pág. 26-27)




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada