jueves, 23 de febrero de 2012




Juan a su madre dijo querer,
y aunque el agua tenía que traer,
al patio se fue a hamacar
y se olvidó de trabajar.
Rosa a su madre dijo amar
y así se le oyó jurar,
pero tanto peleó y gritó
que a su madre entristeció.
“Te quiero, madre”, dijo Graciela,
y hoy que no tengo clase en la escuela,
te ayudaré todo lo que pueda.
Meció al bebé hasta que se durmió,
de puntillas del cuarto salió
y toda la casa muy pronto barrió.
Alegre y feliz hizo los mandados
hasta que el día hubo terminado.
“Te queremos, madre”, volvió a resonar
cuando los tres se fueron a acostar.
¿Cómo podía la madre adivinar
cuál de los niños la amaba más?
( 
Joy Allison, “Which Loved Best?”, en McGuffey’s Third Eclectic Reader, 1879, págs. 146–147. Citado por Pdte. Monson en  
“El portal del amor”, Liahona, octubre de 1996, págs. 4, 5, 6.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada