viernes, 15 de mayo de 2009

La màxima felicidad


A medida que el marido y su esposa son atraì­dos hacia el Señor (3 Nefi 27:14)
a medida que aprenden a servirse y a atesorarse mutuamente,
a medida que comparten las experiencias de la vida,
progresan juntos y llegan a ser uno,
y a medida que son bendecidos mediante la uniòn de sus naturalezas caracterìsticas,
se empiezan a dar cuenta de la plenitud que nuestro Padre Celestial desea para Sus hijos.

La maxima felicidad, que es el objeto mismo del plan del Padre,
se recibe al efectuar los convenios del matrimonio eterno y al honrarlos.

(ÉLDER DAVID A. BEDNAR
Del Quorum de los Doce Apostoles
)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada