lunes, 3 de septiembre de 2007

En aquel hermoso dìa

A pesar de las lágrimas y las pruebas,
de los temores y los pesares,
del desconsuelo y de la soledad
tenemos la certeza de que la vida es
sempiterna. Nuestro Señor y Salvador
es el testigo viviente de que es así.
(Liahona, Mayo 2007, pàg. 25)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada