martes, 20 de noviembre de 2007

Jamás vienen en vano



“Las penas que sufrimos y las pruebas que
pasamos jamás vienen en vano, sino más bien contribuyen a nuestra educación,
al desarrollo de virtudes como la paciencia, la fe, el valor y la humildad. Todo
lo que sufrimos y todo lo que soportamos, especialmente cuando lo hacemos
con paciencia, edifica nuestros caracteres, purifica nuestros corazones, expande
nuestras almas y nos hace más sensibles y caritativos, más dignos de ser
llamados hijos de Dios”


Élder Orson F. Whitney

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada